Las muertes relacionadas con el alcohol aumentan a casi 500 por día, dicen los CDC

El estudio encontró que las muertes relacionadas con el alcohol en los Estados Unidos aumentaron en 40.000 en cinco años. El número de víctimas es dramático: alrededor de 178.000 personas murieron en 2021 debido al consumo excesivo de alcohol, en comparación con 138.000 en 2016. Durante ese período, las muertes aumentaron un 27% entre los hombres y un 35% entre las mujeres.

El Dr. Siegel atribuyó el aumento probablemente a los altos niveles de estrés de las personas durante la pandemia junto con el aumento de los servicios de entrega a domicilio ofrecidos por la industria de bebidas. «Cada vez que haces que algo sea más fácil de adquirir, como respuesta ves un aumento en el uso», dijo.

Los investigadores concluyeron que sus estimaciones de muertes relacionadas con el alcohol eran muy conservadoras, porque los datos incluían sólo a bebedores activos. Además, no se registraron muertes por varias enfermedades, incluidas la tuberculosis y el VIH/SIDA, para las cuales el consumo excesivo de alcohol es un factor de riesgo. Pero los investigadores contaron 58 causas asociadas, incluidas algunas muertes directamente relacionadas con el consumo excesivo de alcohol, como el síndrome de dependencia del alcohol o el envenenamiento, y otras afecciones menos directamente relacionadas, como el cáncer de mama, las enfermedades cardíacas y los accidentes automovilísticos.

El análisis de los CDC añade más urgencia a una encuesta reciente que muestra un aumento en el consumo excesivo de alcohol entre los adultos de mediana edad. Entre las personas de 35 a 50 años, un grupo que incluye a los millennials y a la generación X, el consumo excesivo de alcohol alcanzó el nivel más alto registrado en décadas. El 29% dijo que habría tomado cinco o más tragos seguidos en 2022, frente al 23% en 2012.

Esa encuesta anual, llamada Monitoring the Future, patrocinada por los Institutos Nacionales de Salud, también encontró que el mismo grupo de edad reportó un uso récord de marihuana y alucinógenos.

El estudio de los CDC encuentra que los estados y condados pueden intentar revertir la cifra de muertes promoviendo políticas para aumentar los precios del alcohol, posiblemente a través de impuestos, y haciendo que los productos sean más difíciles de obtener. La agencia también sugirió que las campañas en los medios de comunicación podrían alentar a la gente a beber menos.

Otro consejo: capacite a los médicos sobre cómo preguntar a los pacientes sobre su consumo de alcohol y elabore un plan con ellos para reducirlo.

Los investigadores están desenterrando nueva evidencia que sugiere que incluso un poco de alcohol es malo para la salud. El conjunto de investigaciones está creciendo más allá de la vinculación con informes policiales sobre accidentes automovilísticos y homicidios. Los estudios ahora relacionan el consumo de alcohol con el daño al ADN de una persona y cómo puede destruir células y causar mutaciones que desarrollan cáncer.

Incluso el vino tinto, que durante mucho tiempo se consideró beneficioso para la salud, ha perdido su brillo.

El hallazgo de que beber con moderación puede no ser la clave para una buena salud surgió en los últimos años, cuando también salió a la luz un mayor escrutinio de los vínculos de investigadores influyentes con la industria del alcohol.